lunes, 24 de marzo de 2014

Mal rollo chino...



La profusión de noticias sobre la crisis de Crimea o las movilizaciones fascistas en Venezuela, están haciendo pasar desapercibidas otras mucho más relevantes para nuestra economía.

Me refiero a la situación crítica de la economía china. Aunque todos tenemos en mente las elevadas tasas de crecimiento de su PIB, lo cierto es que se trata de un crecimiento desequilibrado (tal y como sucedió en España durante el boom del ladrillo). Tales desequilibrios pueden desembocar, como en el caso español, en una crisis repentina con nefastas consecuencias planetarias.

Un botón de muestra: el tipo de interés al que los bancos chinos se prestan entre sí (el equivalente a nuestro “euribor”) se está disparando. En términos reales (descontada la inflación) es del 4´45%, un nivel exageradamente alto si tenemos en cuenta que a lo largo de 2007, 2008, 2010 y 2011 ¡había sido negativo!: la incertidumbre está creciendo y a los bancos chinos les cuesta cada vez más conseguir crédito. Esto tiene muy pero que muy mala pinta.



[Y además..."La Nairu y la Pseudociencia Neoliberal"]